Casas de la cultura

En la Brujas medieval, las orquestas polifónicas de música de cámara y los coros estaban muy de moda. Muchos polifonistas flamencos con renombre internacional se sentían a sus anchas en los elegantes palacios de los ricos Borgoñones. A partir del siglo XIX,la tradición continúa en el magníficamente renovado teatro municipal, uno de los teatros mejor conservados de Europa. También en la moderna Concertgebouw (sala de conciertos), el sublime recuerdo de Brujas 2002, el año en que la ciudad fue Capital Cultural de Europa, se suceden las producciones de primera línea.