Bonifaciusbrug

El entorno característico del Puente de San Bonifacio y del parque Arentshof colindante encantará a más de un visitante. Aquí puede encontrar una combinación irresistible de historia impresionante y romanticismo.El parque Arentshof, situado junto a los canales pintorescos, tiene un ambiente peculiar con sus altos árboles, bancos escondidos, obras de arte misteriosas y vistas magníficas sobre la Iglesia de Nuestra Señora y el Palacio de Gruuthuse. Aquí puede literalmente ver el mundo pasar: embarcaciones turísticas pasan bajo el puente y la gente cruza la plaza con asombro mientras se oye el ruido de cascos de los caballos de tiro todo el día. Si sigue más adelante, no se deje engañar, pues el puente encantador de San Bonifacio parece haber sido construido hace varios siglos pero data del principio del siglo XX y es uno de los puentes más recientes de Brujas. Mientras que registra los canales maravillosos con fachadas inclinadas de ladrillo y de madera y las embarcaciones, sin duda se sentirá humilde alzando la mirada hacia el campanario de la Iglesia de Nuestra Señora. Por la noche, la iluminación cuidadosamente seleccionada agrega una dimensión encantadora a este lugar romántico.