Onze-Lieve-Vrouwekerk

No se puede perder una visita a la Iglesia de Nuestra Señora. Tiene una torre de ladrillo con nada menos que 122 metros de altura y, con ello, es el punto culminante de la construcción realizada por obreros cualificados de Brujas. En el interior también puedes esperar un mundo lleno de tesoros artísticos: desde cuadros y esculturas de madera hasta los mausoleos de María de Borgoña y Carlos el Temerario y las tumbas pintadas del siglo XIV. Pero el elemento más importante es, naturalmente, la "Virgen con el Niño de Brujas" de Michelangelo.

Historia

La Iglesia de Nuestra Señora domina la ciudad de Brujas con su torre de 122.3 metros y, con ello, es el edificio de ladrillo más alto del mundo. En el 1225 se empezó con la construcción de la iglesia actual con una nave central en piedra de Tournai en gótico típico del Escalda. Sin embargo, elementos de gótico francés (coro y ábside) y brabante (puerta del paraíso) revelan su larga historia constructora. No fue hasta el siglo XV que un pico coronó la torre, que más tarde se completó con el coro y la nave central.

Museo

Todo aquel que quiera orar en la Iglesia de Nuestra Señora o solamente quiere visitarla durante un corto espacio de tiempo puede hacerlo gratuitamente y limitándose a una parte de la misma. Quien desee visitar una parte del museo debe comprar una entrada en la nave sur. En los próximos años la iglesia será sometida a restauración, por lo que algunas partes de la iglesia no serán accesibles siempre. Sin embargo, la Virgen de Michelangelo seguirá siendo accesible hasta finales de 2015. Le pedimos disculpas por las molestias causadas, pero esperamos volver a verle en 2018 con una iglesia renovada y restaurada.

Colección

Sin duda alguna una pieza importante es la "Virgen con el Niño" de mármol de Michelangelo del año 1505. En la parte superior del coro se encuentran los mausoleos de María de Borgoña y su padre Carlos el Temerario. Encima del altar cuelga el tríptico con la narración de la Pasión del pintor de palacio de Margarita de Austria, Bernard van Orley.