Huis Boechoute

Encima del Boechoute, la casa de la esquina del siglo XV, se encuentra la tetería Meridian, que presume de un globo terrestre brillante. Cuando se inauguró la línea de ferrocarril Bruselas-Brujas, se supo que no todos los relojes belgas tenían la misma hora. Gracias a un agujerito en el globo cayó el sol precisamente a las doce horas junto con su sombra y formó un meridiano que hoy en día, gracias al recorrido de clavos de cobre, todavía puede verse hoy día.