Sint-Janshospitaal

Los romeros, viajeros y enfermos fueron tratados por monjas y monjes. Las salas medievales del hospital y la capilla perteneciente al mismo albergan una colección imponente de documentos, obras de arte, instrumentos médicos y seis obras de Hans Memling. Además, también vale la pena visitar el ático Diksmuide, el antiguo dormitorio, la habitación adyacente de los custodios y la farmacia.

Historia

En la antigua sala de hospital se atendió a enfermos desde el siglo XII hasta mitades del XIX. Inicialmente podía acceder todo aquel que necesitara comer o dormir. Sin embargo, los conocimientos médicos de las monjas de clausura eran mínimos y se dedicaron principalmente al cuidado del alma. Los santos curanderos en cuadros y esculturas, relicarios y una capilla con gran atmósfera son testigos de su gran devoción. En el siglo XIX el hospital se trasladó a un edificio neogótico cercano con ladrillos rojos y brillantes, donde los enfermos pudieron acceder hasta 1978.

Museo

Las monjas poseían tesoros artísticos únicos que en 1839 fueron expuestos por primera vez en la sala capitular. El museo se encuentra ahora en la antigua sala de hospital. El hecho de que los objetos de arte estén estrechamente relacionados con la localidad y sus antiguos habitantes da al museo un gran valor añadido. Además, muchos objetos fueron encargados por la comunidad del hospital y describen los patrones.

Colección

El Sint-Janshospitaal posee seis obras maestras del primitivo artista flamenco Hans Memling, pero también muchos cuadros y esculturas inspirados en la religión. Los objetos de artes aplicadas, como por ejemplo, muebles, plata, instrumentos médicos, relicarios, documentos de archivos y objetos de farmacia son testigos de 800 años de asistencia médica.

El Sint-Janshospitaal es uno de los edificios hospitalarios más antiguos mejor conservados de Europa. En el museo puede saber más sobre la vida del hospital en el pasado y cómo eran las salas de hospital en aquella época. Los muebles, los cuadros, las esculturas, los objetos de plata y estaño son los testigos silenciosos del cuidado de los cuerpos y las almas de los enfermos en este hospital a lo largo de los siglos. También es algo único la cercha del edificio, que es una de las más antiguas y monumentales de Europa. No olvide tampoco visitar la antigua farmacia y los jardines de hierbas medicinales. En la capilla del hospital toda la atención se centra en las obras del más famoso de los Primitivos Flamencos: Hans Memling. Este pintor vivió y trabajó en el siglo XV en Brujas y creó para el Sint-Janshospitaal sus obras maestras más importantes, como por ejemplo la famosa Arqueta de Santa Úrsula.